Rubia disfruta de comer pijas todo el día

0%

Luego de celebrar hasta tarde anoche, volví a casa y dormí en el sofá de la salón de estar. Cuando mi hermanastra ardiente entró y me vio tomo la decisión de chuparme la polla! Se desnudó hasta su hot lencería de encaje negro y tacones altos, tirando de mis pantalones cortos y exponiendo mi enorme erección palpitante. Se lo tomó en las manos y comenzó a chuparlo y acariciarlo. Hombre, me desperté suponiendo que se encontraba teniendo un sueño húmedo, sólo para ver a mi propia hermanastra comiéndose mi polla!

Se veía muy atractiva y poseía mi poronga tan dura como una roca, por eso sólo tiene sentido que la dejara seguir. Me levanté y le di de comer a mi integrante, tirando de su cabello mientras ella lo devoraba. ¡Me poseía tan jodidamente duro! Le metí mi poronga por la garganta, sintiendo como se ahogaba y amordazaba mientras ella la golpeaba intensamente hasta la base. Ella masajeo mis pelotas con las yemas de sus dedos mientras yo me acostaba con su boca, sacudiendo mi vara mientras mi sucia hermanastra lamía y chupaba mi saco de pelotas. Se tocó a sí misma mientras yo continuaba con la boca cogiéndosela, sacando su sostén para que yo pudiera echar un óptimo vistazo a sus hermosas lolas firmes. Chico, ella se encontraba muy interesada. Me senté en el sofá y abrí las piernas y dejé que ella continuara chupando mi erección antes de ponerla boca arriba, con las piernas extendidas. Mi córnea hermana extendió sus labios húmedos del coño, y frotó su dedo durante su clítoris, acariciándolo delicadamente en chicos círculos. Le metí mi pene en el coño y la sentí tensa. Por un segundo pensé que iba a detenerme, pero era su forma de aceptar que su coño para cambiar a mi tamaño. Ella me observaba a los ojos y en este momento se se encontraba mejorando para tener mi pene hasta el fondo de su vagina. Se encontraba pegando mi pene en lo profundo de su coño chorreante, follándome a mi propia hermanastra en posición misionera en el sofá de la salón de estar. Se frotó su clítoris mientras yo me la tiraba, diciéndome que me la cogiera más fuerte y intensamente. Me la cogí con el dedo hasta que la hice chorrear y esto se ve que la excitó todavía más.

Nos besamos, permutando la lengua mientras mi poronga dura sumergió su coño chorreando y la hice correrse numerosas ocasiones más hasta que el sofá y el suelo de la salón de estar estaban empapados con su jugos de coño. Ella tira sus lolas enormes en sus manos, estimulando sus pezones con las yemas de los dedos, fregando su tira mojada mientras continuamos teniendo sexo en el sofá. Poseía un orgasmo tras otro como jamás antes había tenido. Se encontraba gimiendo como una puta, mientras otra ola de un poderoso orgasmo la arrastraba. Me recosté acostado boca arriba en el suelo de la salón de estar con mis piernas a horcajadas sobre el sofá mientras ella se sentaba en mi poronga y me montaba en posición de vaquera, masturbándose y esparciendo jugos de coño por todo mi pecho y mi cara siempre que se me caía y chorreaba! Agarré sus lolas enormes, apretándolas poderosamente, tocándolas a tientas y abofeteándolas y con cada orgasmo ella seguía viniendo más y más acelerado.

HERMOSAS HERMANAS EN ESCENAS DE SEXO A ESCONDIDAS QUE NO VERÁS EN OTRA PARTE!

Entonces mi hermana desnuda reposó en mi cara, verdaderamente me cogió la boca con su coño, delicadamente rebotando su burbuja culo en mi cara. Con mi nariz en su arbusto, y mi boca chupando su clítoris, sentí sus orgasmos, súbitamente su coño contraído, chorreando jugo en mi boca. Ella se dio la vuelta con su sorprendente culo en mi cara, yo le apuñalé sus enormes nalgas de burbuja y comencé a mover mi poronga dentro y fuera de su coño goteando. Se se encontraba pegando contra mí. Con su mano me acarició las pelotas mientras movía el culo hacia arriba y hacia abajo. Mi padrastro ardiente se puso otra vez en su espalda, las piernas abiertas de par en par, acariciando sus lolas enormes mientras la follaba en misionero y después en posición de vaquera inversa, con su cuerpo ardiente y desnudo presionado contra el mío. Pretendía que le golpeara el coño en todas las posiciones probables y que hiciera todo lo que veía en su porno! ¡Incluso pretendía que me correría en su cara! Le volé mi cremosa carga por toda su linda cara y sus lolas enormes y seguimos teniendo sexo todo el día!

  • Duracion 00:00
  • Categorias Anal
  • COMPARTIR
0 Comentarios
LEAVE A REPLY
Tu email no sera publicado.